Papás canguros, amor piel a piel

17 de junio de 2019
En: Noticias
Por:

No hay sensación que se compare a la de sentir los pequeños latidos del corazón de un hijo de 22 días de nacido. Así lo afirma Yoimer Rodríguez, un joven de 21 años cuyo primogénito, Moisés de Jesús, nació cuando apenas tenía 29 semanas de gestación.

Debido a la gestación, el bebé ingresó a la Unidad de Cuidados Neonatales del Hospital Niño Jesús, en donde recibe la atención médica necesaria y permanece en una incubadora hasta que obtenga el peso ideal.  En este proceso, el calor de sus familiares es fundamental para crear un vínculo afectivo y acelerar el crecimiento del pequeño. Por este motivo, Moisés hace parte del programa ‘Madre Canguro’, en el que a través del contacto piel a piel, el bebé prematuro pueda desarrollarse más rápido.

Yoimer, el papá primerizo, ha jugado un papel fundamental en ese crecimiento de Moisés. El joven no dudo ni un momento en “acangurar” a su hijo y crear un vínculo “mágico”, como él mismo lo cuenta.

Entretanto, Libardo Mantilla, un padre de 42 años que también es canguro, cuenta que se llenó de nervios cuando se enteró que su hijo venía en camino cuando apenas tenía siete meses en la barriga de su madre. De inmediato los médicos le recomendaron que el bebé debía que entrar en contacto de piel con sus padres.

Al principio —cuenta Libardo— solo su esposa cargaba al bebé y lo “acanguraba”, pues Libardo sentía nervios por lo pequeño que estaba su hijo, pero con el pasar de los días perdió el miedo y diariamente se escapa de las labores del trabajo para ir a ver y para cargar a su pequeño.

Lorena Velandia, pediatra neonatóloga del Hospital Niño Jesús, explica que todo recién nacido que tenga un peso menor de 2.500 miligramos o nacido antes de 37 semanas debe ser colocado en contacto piel a piel con la madre, el padre o algún familiar cercano. Precisa que el paciente debe estar en una posición casi de pié con el torso descubierto y el bebé desnudo para aumentar el vínculo psicológico y afectivo de mamá-papá con el bebé y para que haya una mejoría en la termorregulación. Además, indica que a través de la técnica del canguro se disminuyen las apneas, se evita el reflujo y el bebé obtiene una ganancia de peso mucho mayor. Velandia precisa que al menos el 40% de los 300 bebés que nacen mensualmente en el Hospital Niño Jesús son prematuros y necesitan de esta técnica.  Karina Orozco, gerente del hospital, señala que cada vez es más común que el padre y la madre se turnen para “acangurar” a los bebés prematuros que están en la unidad. “Por lo general las madres están en las mañanas, pero los padres por que trabajan durante el día, asisten en la noche”, precisa la gerente.

https://www.elheraldo.co/barranquilla/el-padre-de-hoy-es-mas-amigo-de-sus-hijos-642073